Yoga para niñ@s

Es común que los padres busquen para sus hijos actividades que no sólo entretengan, sino que desarrollen habilidades. Pero…

 ¿alguna vez han pensado en el yoga como su actividad extraescolar principal?

Desde recién nacidos hasta la adolescencia, el yoga se presenta como una excelente opción para lograr la unión de juego y desarrollo físico y mental (YOGA = unión). Se puede considerar que el yoga es una herramienta de educación no formal dirigida a integrar en el/la niñ@ sus habilidades emocionales, cognitivas y creativas.

 El objetivo principal de nuestro trabajo conjunto de enseñanza, aprendizaje y experimentación con las niñas y niños, es el de conseguir enriquecer la experiencia vital de cada individuo a través de múltiples y variadas aciones que impliquen el desarrollo del cuerpo, la mente y el espíritu de manera integral. El tiempo empleado en las clases es una oportunidad excepcional en la que enseñarles cómo despertar su consciencia acerca de sus propias habilidades y cómo emplearlas con motivación, ecuanimidad, autodisciplina, inteligencia, alegría, respeto, libertad, coherencia y responsabilidad, entre otros valores fundamentales, para conseguir desarrollar plenitud y felicidad. Y lo más importante para nosotr@s es que todo se desarrolle en un entorno muy familiar y acogedor, libre del bombardeo incesante del marketing publicitario, de la influencia de hábitos, productos o comportamientos insanos.

Leer, hacer música, imaginar, moverse, respirar, cantar, trabajar en grupo… El yoga para niños es una manera divertida de desarrollar su potencial creativo y su capacidad de resolver problemas y superar retos. Para el niño inquieto o ansioso, el curioso o el activo, resulta una manera de canalizar su energía y su estrés, cada vez más común en edades tempranas. Para el calmado y menos activo, le ayuda a activar su cuerpo, a reafirmar su autoestima; para ambos es una oportunidad de aprender jugando, de conectar los dos hemisferios del cerebro y de reconocer y manejar sus propias habilidades.

Los niños disfrutan mucho de una sesión de yoga diseñada para ellos con mimo y consciencia.

2013-04-03 18.11.14

El juego consciente como parte de su desarrollo integral

 

Beneficios del yoga en l@s niñ@s

Mediante su práctica, el niño adquiere conocimientos que le van a servir a lo largo de toda su vida, desde aprender a “respirar bien hasta encontrar el equilibrio mental necesario para poder resolver situaciones conflictivas. Dado que no se trata de un deporte donde deban competir, el Yoga les brinda a los niños una mayor capacidad de atención personal, concentración y ayuda a disminuir su agresividad. Así mismo, evita el estrés temprano que les producen malas posturas, respiración deficiente y alteraciones de la conducta.

GENERALES

  • Impulsar su pensamiento creativo
  • Aumentar su confianza física y emocional
  • Potenciar habilidades físicas como la coordinación, el ritmo, el equilibrio, la flexibilidad, la espacialidad, la psicomotricidad, la orientación, los reflejos, la expresión corporal…
  • Potenciar habilidades mentales como la concentración, la agilidad de pensamiento, la organización, la automotivación, el pensamiento lógico e imaginativo…
  • Aprender a escuchar y entender
  • Desarrollar habilidades de convivencia, trabajo en equipo, cooperación, organización
  • Descubrir y desarrollar valores como la ecuanimidad, la tolerancia, el altruismo, la responsabilidad, la compasión, la alegría, el respeto
  • Mejorar su capacidad de automotivación y autodisciplina
  • Aprender a enlazar sus palabras, pensamientos y actos desarrollando coherencia
  • Mejorar su control emocional para generar paz interior
  • Practicar la meditación
  • Practicar ejercicios de respiración, estiramientos y relajación
  • Profundizar en el valor de los hábitos y las rutinas

 

ESPECÍFICOS

  • Descubrir tradiciones de otras culturas
  • Redescubrir actividades creativas como el baile, el canto, la expresión corporal y el dibujo
  • Agudizar todos sus sentidos: gusto, tacto, oído, olfato, vista

 

En el plano físico.

La práctica continuada de yoga por parte de l@s niñ@s aumenta su flexibilidad, su fuerza en piernas y brazos y mejora su coordinación. El aumento en la flexibilidad de la columna vertebral se traduce en el fortalecimiento del sistema inmunológico. Asimismo mejora la capacidad respiratoria y ayuda a tomar conciencia corporal, algo que resulta bastante inusual en los niños. También mejora el equilibrio y la potencia por lo que resulta de gran utilidad a niños con problemas de agilidad o de bajo tono muscular.

En el plano intelectual.

Potencia la atención y la memoria. Desarrolla la capacidad de auto relajación y autocontrol. Por otro lado, el yoga infantil aumenta la estimulación y motivación. El yoga también contribuye a desterrar miedos, limitaciones y frustraciones a través de su práctica.

En el ámbito escolar.

En general, mejoran en su rendimiento escolar, adquieren mejor concentración y memoria, reducen su nivel de estrés y aprenden a ser más tolerantes, así como a manejarse con diligencia ante los retos de la vida.

FEEDBACK