Drenaje Linfático Manual

Fluye como el agua

Delicado, rítmico y profundo.

Mediante  el trabajo desarrollado se consigue activar de forma manual el sistema de drenaje, por un lado, del líquido intersticial a través de los canales prelinfáticos y, por otro, de la linfa a través de los vasos linfáticos. De esta manera, se favorece el movimiento y depuración del 15% del peso muscular constituido por la linfa contribuyendo de manera notable a la regulación del organismo.

Se indica  con fines estéticos como  en casos de acné,  celulitis, arrugas,  eritema facial  persistente… También en caso de edemas relacionados con el síndrome premenstrual, el embarazo, lesiones articulares y musculares; en casos de trastornos reumáticos, de trastornos de la piel, respiratorios, digestivos y neurológicos como cefaleas y migrañas. En muchas sesiones suele incluirse trabajo con aromaterapia para acentuar los beneficios.

Durante una  sesión  de  DLM se experimenta  una  profunda relajación  que  llega  de  mano  de  los suaves y rítmicos movimientos empleados por el terapeuta para drenar. Es un masaje intenso que,  pese a no actuar de forma directa sobre tejidos  profundos, afecta de forma precisa a zonas y órganos internos.

Una sesión varía entre 1 y 2 horas y media de duración por su rítmica y lenta  cadencia de movimientos.

FEEDBACK