¿A qué esperas para preparar un gran calderito de verduras y así tener una comida saludable, rica y rápida durante la semana?

Prepáralo ahora y líbrate de preocupaciones de lunes a viernes. Una vez lo tengas listo en la nevera, sólo tendrás que calentarlo ligeramente, acompañarlo de un poco de gofio, queso blanco fresco, semillas, arrocito, tomate, un pedacito de carne ecológica o algo que te apetezca, y listo. Más que suficiente para un almuerzo y de sobra para una cena.

Puedes prepararlo en forma de sopa, potaje, cazuela, puchero… Aún cocinándolo a fuego bajito para que no hierva, tan sólo te llevará 40minutos en total.

Un poco de organización previa puede hacerte la vida más simple, alegre, saludable, cómoda y natural. ¿Por qué renunciar a ello?

Si lo piensas, no lo haces… Decídete y levántate ahora. Busca en tu nevera y coge cualquier verdura fresca, lávala, córtala y ¡a la olla! Un poquito de sal al final y ya. El aceite puedes añadirlo cuando vayas a comerlo, directamente en el plato para que no se cocine y mantenga todas sus propiedades.

También puedes añadirle una cucharada de pasta de Miso cuando vayas a comerlo. Sólo ten en cuenta que es salada y no añadas sal al guiso base. El Miso es un producto fermentado que se obtiene a partir de habas de soja principalmente y que tiene, en la mayoría de los casos, efectos tremendamente beneficiosos para la salud digestiva de quienes lo consumen con frecuencia y para su sistema inmunológico. Ayuda a aumentar las poblaciones de bacterias saludables que conforman la llamada flora bacteriana. Recuerda que la proporción de bacterias en nuestro organismo respecto de la de células es de 10-1. Así que siempre que puedas ¡mímalas, repuéblalas y aliméntalas!

¡Que vivan nuestras bacterias! ^_^

 

Frescura, ligereza, vitalidad, digestibilidad.
Cambios out. Cambios in.

FEEDBACK